Exodo

Posted on

Exodo

Es el segundo libro de la Biblia. Se trata de un texto tradicional que narra la esclavitud de los hebreos en el antiguo Egipto y su liberación a través de
Moisés, quien los condujo hacia la Tierra prometida. En el judaísmo, el libro del Exodo forma parte del canon, encontrándose contenido en la Torá y
formando uno de los cinco libros del Pentateuco, que forman la primera parte de la Biblia hebrea.2 En el cristianismo, el libro del Éxodo también forma parte del canon y se encuentra en el Antiguo Testamento.

Capitulos Biblicos del Libro de Exodo

Libro de ExodoLibro de ExodoLibro de Exodo
Capitulo 1
Capitulo 15
Capitulo 29
Capitulo 2
Capitulo 16
Capitulo 30
Capitulo 3
Capitulo 17
Capitulo 31
Capitulo 4
Capitulo 18
Capitulo 32
Capitulo 5
Capitulo 19
Capitulo 33
Capitulo 6
Capitulo 20
Capitulo 34
Capitulo 7
Capitulo 21
Capitulo 35
Capitulo 8
Capitulo 22
Capitulo 36
Capitulo 9
Capitulo 23
Capitulo 37
Capitulo 10
Capitulo 24
Capitulo 38
Capitulo 11
Capitulo 25
Capitulo 39
Capitulo 12
Capitulo 26
Capitulo 40
Capitulo 13
Capitulo 27
Capitulo 14
Capitulo 28

Exodo

exodo exodo Exodo exodo

 

¿Que es el Exodo?

Los relatos del ÉXODO se mueven entre dos puntos geográficos precisos: Egipto y el Sinaí. Allí se desarrollaron los acontecimientos que hicieron de Israel el Pueblo de Dios: la salida de Egipto, el paso del Mar Rojo y la Alianza del Sinaí. El recuerdo de estos acontecimientos se grabó para siempre en la memoria de Israel, y se convirtió en el fundamento mismo de su fe. Por eso, el libro del Exodo ocupa un lugar prominente entre todos los libros de la Biblia, y ha sido llamado con razón el “Evangelio” del Antiguo Testamento.

El Éxodo puede dividirse en dos partes principales. La primera relata la gesta del Señor, que oyó el clamor de los israelitas esclavizados en Egipto y los
hizo pasar de la esclavitud a la libertad en medio de grandes portentos. El punto culminante de esta primera parte es el canto triunfal de Moisés que
celebra la liberación de Israel y la victoria del Señor sobre los enemigos de su Pueblo (15. 1-21). El relato de esta acción divina es la que da su nombre
a todo el libro, ya que “éxodo” significa “salida”. La segunda parte describe el encuentro del Señor con Israel en el monte Sinaí. Después de haber
manifestado su amor y su poder, Dios establece su Alianza con los israelitas y promulga su Ley por medio de Moisés. En virtud de esta Alianza, Israel pasa a ser la “propiedad exclusiva” del Señor y a constituir una nación santa, es decir, totalmente consagrada a él.

 

Las narraciones del Exodo son la epopeya nacional de Israel. En la formación de la misma, desempeñaron un papel decisivo las fiestas y celebraciones
cultuales. La liturgia pascual, sobre todo, rememoraba y actualizaba aquellos grandes acontecimientos del pasado, para que todas las generaciones de
israelitas pudieran revivir la salida de Egipto y renovar el compromiso asumido por el Pueblo de Dios en el Sinaí. Por eso, el libro del Exodo no es una
“historia” en el sentido moderno de la palabra: es un testimonio nacido de la fe, el reconocimiento de que la existencia de Israel como nación no es obra de los hombres, sino una creación de Dios. En la redacción definitiva del Libro se emplearon elementos provenientes de la tradición “yahvista”, “elohísta” y “sacerdotal”, además de otros textos de origen diverso.

Los grandes temas del Éxodo están presentes en toda la Biblia. A ellos se refieren los Profetas para anunciar un nuevo Éxodo (Is. 43. 18-21) y una nueva Alianza (Jer. 31. 31-34) más admirables que los primeros. Y el Nuevo Testamento presenta al antiguo Exodo como una prefiguración de la obra redentora de Cristo, la verdadera “Pascua”, que selló con su sangre “una Alianza más excelente” (Heb. 8. 6). El Éxodo es el prototipo de todos los actos salvíficos de Dios, en especial, del Bautismo (1 Cor. 10. 1-4). LA MISIÓN DE MOISÉS.

 

La palabra “éxodo” significa salida. En el tiempo de Dios, el exodo de los israelitas de Egipto, marcó el final de un período de opresión para los
descendientes de Abraham (Génesis 15:13), y el principio del cumplimiento del pacto de la promesa hecha a Abraham, de que sus descendientes no sólo habitarían en la Tierra Prometida, sino también se multiplicarían y llegarían a ser una gran nación (Génesis 12:1-3, 7). El propósito del libro puede ser expresado como un seguimiento desde el rápido crecimiento de los descendientes de Jacob en Egipto, hasta el establecimiento de la nación teocrática en su Tierra Prometida.

Antiguo Testamento

 

   
Genesis2 CronicasDaniel
ExodoEsdrasOseas
LeviticoNehemiasJoel
NumerosEsterAmos
DeuteronomioJobAbdias
JosueSalmosJonas
JuecesProverbios
Miqueas
RutEclesiastesNahum
1 SamuelCantaresHabacuc
2 SamuelIsaiasSofonias
1 ReyesJeremiasHageo
2 ReyesLamentacionesZacarias
1 CronicasEzequielMalaquias

 

Nuevo Testamento

 

   
MateoEfesiosHebreos
MarcosFilipensesSantiago
LucasColosenses1 Pedro
Juan1 Tesalonicenses2 Pedro
Hechos2 Tesalonicenses1 Juan
Romanos1 Timoteo2 Juan
1 Corintios2 Timoteo3 Juan
2 CorintiosTitoJudas
GalatasFilemonApocalipsis