Levitico

Posted on

Levitico

El libro se denomina Levitico porque se trata, en esencia, de un manual religioso para uso de los levitas, sacerdotes encargados del culto, escogidos de
entre los miembros de la tribu de Leví. La tradición judeocristiana lo atribuye a la pluma del patriarca Moisés, como los demás libros del Pentateuco.
Pero la concepción de autor en el Pentateuco no se entiende como entendemos hoy.

CAPITULOS BIBLICOS DEL LIBRO DE LEVITICO

Libro de LeviticoLibro de LeviticoLibro de Levitico
Capitulo 1
Capitulo 10
Capitulo 19
Capitulo 2
Capitulo 11
Capitulo 20
Capitulo 3
Capitulo 12
Capitulo 21
Capitulo 4
Capitulo 13
Capitulo 22
Capitulo 5
Capitulo 14
Capitulo 23
Capitulo 6
Capitulo 15
Capitulo 24
Capitulo 7
Capitulo 16
Capitulo 25
Capitulo 8
Capitulo 17
Capitulo 26
Capitulo 9
Capitulo 18

Levitico

levitico levitico Levitico levitico

 

¿De que trata el Libro de Levitico?

Los judíos de habla griega llamaron LEVITICO al tercer libro del Pentateuco. Este nombre da una idea bastante adecuada de su contenido, porque el mismo consta casi exclusivamente de las prescripciones rituales que debían poner en práctica los sacerdotes de la tribu de Leví.
La primera parte del Levitico está dedicada al ritual de los sacrificios). Luego vienen el ceremonial para la investidura de los sacerdotes, y la ley
sobre lo puro y lo impuro, que concluye con el ritual para el gran Día de la Expiación contienen la así llamada “Ley de Santidad”, que se cierra con una serie de bendiciones y maldiciones. A modo de Apéndice, determina las condiciones para el rescate de las personas, los animales y los bienes consagrados al Señor. El Levítico pertenece en su totalidad a la tradición “sacerdotal”. De allí su estilo minucioso y preciso, sobrecargado de términos técnicos y de repeticiones. Esta es una característica de todas las legislaciones cultuales, que se extienden hasta los más mínimos detalles para asegurar la eficacia de los ritos.

Aunque el Libro recibió su forma definitiva en la comunidad postexílica, algunos de los elementos que lo integran tienen un origen muy antiguo. Las
prohibiciones alimenticias y las reglas relativas a la pureza conservan vestigios de una edad primitiva, cargada de tabúes y concepciones mágicas. El
ceremonial del gran Día de la Expiación yuxtapone a un rito arcaico un concepto muy elevado del pecado. Como en el resto del Pentateuco, las leyes están encuadradas en un marco narrativo. Pero en el Levitico ese marco es muy simple, y se reduce casi siempre a una fórmula convencional, que hace depender todo el culto israelita de una orden dada por Dios a Moisés en el Sinaí. Así se pone de relieve la relación del culto con la Alianza.

 

La lectura del Levítico deja casi inevitablemente la impresión de que su contenido pertenece a una cultura lejana y extraña al hombre moderno. Esto es verdad, pero visto en su contexto histórico, el Libro atestigua un sentido muy profundo de la trascendencia divina y de la preocupación por formar un Pueblo santo, consagrado al culto del verdadero Dios en medio de las naciones paganas. La antigua Ley no era más que “la sombra de los bienes futuros” (Heb. 10. 1), y el único Sacrificio de Cristo hizo caducar todo el ceremonial del antiguo Templo. Pero las exigencias de santidad y de pureza en el servicio de Dios siguen siendo siempre válidas, y la referencia al Levitico es indispensable para entender muchos pasajes del Nuevo Testamento, que nos hablan de Cristo y de su Sacrificio redentor. EL RITUAL DE LOS SACRIFICIOS En razón de que los israelitas habían estado en cautiverio en Egipto por 400 años, el concepto de Dios había sido distorsionado por el politeísmo y paganismo de los egipcios.

El propósito de Levitico es proveer la instrucción y las leyes para guiar a un pecaminoso y aún así redimido pueblo en su relación con un Dios santo. Hay un énfasis en Levítico sobre la necesidad de una santidad personal en respuesta a la santidad de Dios. El pecado debe ser expiado a través de la ofrenda de sacrificios adecuados. Otros temas cubiertos en el libro, son las dietas (alimentos puros e impuros), los partos, y enfermedades, que son cuidadosamente reguladas. El capítulo 16 describe el Día de la Expiación cuando se ofrecía un sacrificio anual por el pecado acumulado del pueblo. Además, el pueblo de Dios debía ser sobrio en su vida personal, moral, y social, en contraste con las entonces acostumbradas prácticas de los paganos a su alrededor.

Antiguo Testamento

 

   
Genesis2 CronicasDaniel
ExodoEsdrasOseas
LeviticoNehemiasJoel
NumerosEsterAmos
DeuteronomioJobAbdias
JosueSalmosJonas
JuecesProverbios
Miqueas
RutEclesiastesNahum
1 SamuelCantaresHabacuc
2 SamuelIsaiasSofonias
1 ReyesJeremiasHageo
2 ReyesLamentacionesZacarias
1 CronicasEzequielMalaquias

 

Nuevo Testamento

 

   
MateoEfesiosHebreos
MarcosFilipensesSantiago
LucasColosenses1 Pedro
Juan1 Tesalonicenses2 Pedro
Hechos2 Tesalonicenses1 Juan
Romanos1 Timoteo2 Juan
1 Corintios2 Timoteo3 Juan
2 CorintiosTitoJudas
GalatasFilemonApocalipsis