Escribe lo que andas buscando

 

AYUNO

Posted on

AYUNO
Abstencion de tomar alimento periodo de tiempo dentro del cual se da esta abstinencia.
(a) Ayuno causado por la imposibilidad de conseguir alimento. Parece que a esto pertenecen: los 40 dias que paso Moises en Sinai (ex. 34:28; Dt. 9:9); el ayuno de Elias durante su viaje a Horeb (1 R. 19:8); el del Señor Jesus en la tentacion en el desierto (Mt. 4:2; Mr. 1:13; Lc. 4:2); y tambien ciertos ayunos de Pablo (2 Co. 6:5).
(b) Ayuno voluntario por motivos religiosos. En este sentido, se emplea el termino con frecuencia para describir los periodos prescritos de abstencion de alimentos. No se evidencia ninguna orden de ayunar en la ley mosaica; no aparece ni este verbo ni los terminos ayuno o abstinencia en el Pentateuco. En todo caso, si se buscan alusiones al ayuno, se tienen que deducir de expresiones como «afligireis vuestras almas» (Lv. 16:29; 23:27; Nm. 29:7). La primera mencion de ayuno se halla en la epoca de los jueces (Jue. 20:26), en un tiempo de gran afliccion nacional. Los ultimos libros del AT presentan numerosos ejemplos de ayunos no prescritos (Esd. 8:21; Neh. 9:1; Est. 4:3; Sal. 35:13; 69:11; 109:24; Dn. 6:18; 9:3). En ocasiones se proclamaban ayunos en tiempos de

calamidades (Jer. 36:9; Jl. 1:14); el objeto de esta abstinencia era el de afligir el alma (Sal. 35:13; 69:11), y de dar mAs fuerza a la oracion (Is. 58:3, 4). El ayuno publico significaba que el pueblo, consciente de un gran peso de culpa, se humillaba ante Dios (1 S. 7:6). El verdadero ayuno no se limita a una mera prActica exterior: implica el abandono del mal y de los placeres prohibidos (Is. 58).
En la epoca de Zacarias se proclamaron ayunos en los meses 4º, 5º, 7º y 10º (Zac. 8:19). Esto era para conmemorar el inicio del asedio de Jerusalen en el 10º mes (2 R. 25:1); su caida al mes 4º (2 R. 25:3, 4; Jer. 52:6, 7), la destruccion del Templo en el mes 5º (2 R. 25:8, 9), el asesinato de Gedalias y de sus compañeros judios en el 7º mes (2 R. 25:25). La profetisa Ana servia a Dios con oraciones y ayunos (Lc. 2:37). Los fariseos ayunaban dos veces a la semana (Lc. 18:12). Cuando las personas religiosas y formalistas ayunaban, fingian ostensiblemente su tristeza. El Sermon del Monte ataca duramente esta hipocrita prActica (Mt. 6:16-18). Los discipulos de Juan el Bautista ayunaban; los del Señor no lo hicieron durante Su presencia personal en la tierra (Mt. 9:14,15; Mr. 2:18-20; Lc. 5:33-35), pero si despues de Su partida, bajo ciertas circunstancias (Hch. 13:2-3). El ayuno no es una imposicion formal sobre el cristiano, pero si que es recomendable su prActica en un espiritu de oracion y de suplica. Es de temer que por cuanto muchos han abusado del ayuno en el pasado, haciendolo una prActica obligatoria y externamente formal, los creyentes han descuidado la union del ayuno con la oracion. El espiritu del ayuno se halla en la propia negacion, y surge de la profunda consciencia de necesidad y urgencia.