Escribe lo que andas buscando

 

BRONCE

Posted on

BRONCE
Traduccion del termino hebreo «nehosheth» y del griego «chalkos». En los libros mas antiguos de la Biblia, «nehosheth» significa cobre (Gn. 4:22). Por ello podria traducirse frecuentemente como cobre, en lugar de bronce. El cobre se extraia por fusion del mineral (Dt. 8:9; Jb. 28:2). Todavia hay en el Libano y en el pais de Edom vestigios de antiguas fundiciones de cobre; se conseguia especialmente en la peninsula del Sinai, en Chipre, en Mesec y Tubal (Ez. 27:13). El bronce es una aleacion de cobre con alrededor de un 30 % de zinc; no se halla en la Naturaleza, a no ser que sus componentes esten mezclados fortuitamente en la calamina. Se ha mantenido que el bronce no fue conocido sino hasta despues del incendio de Corinto del año 146 a.C. Esta aleacion se hubiera descubierto como resultado de la fusion accidental de diversos metales juntos, sin embargo, se han exhumado vasos de bronce de tumbas egipcias que datan de una epoca mas remota.
Tambien hay otro bronce, aleacion de cobre y estaño, y diversas otras variedades, incluyendo con antimonio. Se utilizaba para la fabricacion de silios como vasos, calderos, tenazas, tazones, garfios (ex. 38:3; Jer. 52:18), armaduras y sus piezas, cascos, cotas de malla, escudos, puntas de lanza, e incluso, arcos (2 S. 21:16; 22:35; 2 Cr. 12:10), cadenas, espejos, refuerzos de puertas de ciudades, instrumentos musicales, y mas tarde monedas (ex. 38:8; 2 R. 25:7, 13; Is. 45:2; Mt.
10:9; 1 Co. 13:1; Ap. 9:20).
Con respecto a piezas de fundicion se usaba el bronce. De bronce se hizo el revestimiento del altar y su reja el mar (o gran fuente) con su pedestal de bueyes (vease MAR DE BRONCE en

el apartado (b)), asi como las dos grandes columnas del templo de Salomon (1 R. 7:41-46; 2 Cr. 4:1-17). El bronce es simbolo de la justicia divina en lo que respecta a sus justas demandas sobre el hombre (cp. Ap. 1:15; 2:18).

BRONCE

Lavadero de grandes dimensiones a la entrada del templo, para lavar los sacrificios y para lavarse las manos los sacerdotes (2 R. 25:13; 1 Cr. 18:8).