Escribe lo que andas buscando

 

Enfermedades en la Biblia

Posted on

Enfermedades en la Biblia. En este trabajo, consideraremos un problema muy grave y, al mismo tiempo, sinceramente sensible. Se trata de lidiar con el tema de las enfermedades, los enfermos y las acciones de Jesús desde Nazaret como madre tumoral o como médico. Creo que en la mayoría de las iglesias cristianas no ha habido o no hay suficiente enseñanza sobre estas realidades. Continúa escribiendo, hablando y predicando en base a una interpretación literal de los documentos bíblicos (adjuntados a la letra por supuestos maestros y evangelistas y no al espíritu que informa sobre ellos), especialmente los correspondientes al Nuevo Testamento. Para realizar una exégesis y hermenéutica dignas de ese nombre, se deben tener en cuenta los textos bíblicos más antiguos que se conocen, su valor lingüístico y literario, la época en que fueron escritos y los conocimientos científicos que existían en ese momento. realidades con las que debemos lidiar. También es necesario conocer las circunstancias sociopolíticas, socio-religiosas, socioeconómicas y psicosociales del momento histórico en el que ocurren tales hechos.

En el Evangelio de Mateo (en mi opinión el segundo evangelio escrito en el siglo I, pero es más que discutible) encontramos la siguiente historia, en relación al inicio público del servicio del Señor Jesucristo: “Y su fama en toda Siria, y ellos a él todos los que tenían enfermedades, los que padecían diversas enfermedades y tormentos (gr-sufrimiento), los demonizados, locos y paralizados; y los sanó ”(Mateo 4:24). En este texto hay elementos que no se han entendido bien y que hoy se extraen conclusiones que no respetan el contenido del mensaje evangélico sobre el reino de Dios sino todo lo contrario. No es posible lograr la afirmación, como hacen algunos grupos pentecostales y carismáticos (no cuestiono su derecho a pensar como creen), que todas las personas que fueron sanadas por Jesús de Nazaret, independientemente de sus manifestaciones clínicas, fueron demonizadas. . El texto de Mateo nos da una nosología (clasificación de enfermedades) muy amplia y bastante etiopatogénicamente diferenciada (enfermedades, diversas enfermedades, sufrimientos, demonizados, locos y paralizados) por el momento. En esta clasificación clínica encontramos enfermedades de etiología orgánica (somática, física), psicoemocional (afectivo-emocional) y psicológicamente pura (mental-espiritual) (causa o causas que provocan una enfermedad).

En escritos anteriores, nos preocupamos por aclarar los conceptos que tiene la Biblia sobre la estructura o tectónica de la personalidad humana y contrastarlos con el conocimiento científico que tenemos sobre el hombre hoy. Sin este conocimiento teológico y científico básico, careceríamos de la infraestructura básica básica para comprender cada trastorno mórbido que puede sufrir un ser humano. En este documento y en otros que seguirán, abordaremos los actos y hazañas taumatúrgicas de Jesús de Nazaret. Abordaremos un tema que para algunos será espinoso y difícil de asimilar después de ganar el peso de una tradición de casi dos mil años. La pregunta es la siguiente: somos conscientes de cuestiones tan importantes, cristológicamente hablando, que la palabra se hizo carne (letrada), que Jesús de Nazaret era el Hijo de Dios; Es más que él era el Hijo del hombre, que era Dios sobre todo y que era y es el verdadero Dios y la vida eterna. A pesar de todas estas realidades trascendentes y trascendentales, afirmo (y lo digo con toda humildad) que muchos de los actos taumatúrgicos y curativos del Señor Jesucristo hoy tienen una posible explicación científica. Por supuesto, entiendo que esta oportunidad no le quita ninguna grandeza ni gloria al Hijo del Hombre, sino todo lo contrario.

En 1970, la primera edición de la obra de Rudolf Bultmann, Jesucristo y Mitología, fue publicada en español por Ediciones Ariel, S.A .. En esta obra singular, Bultmann explicó las bases de su desmitificación o proceso de desmitificación de la revelación bíblica. Creo que vale la pena considerar su contribución a la exégesis y la interpretación de las Escrituras. Este trabajo reúne las conferencias de Shaffer que dio en la Divinity School de la Universidad de Yale y en la Universidad de Vanderbilt; el contenido de ambos es parcialmente idéntico. En la obra mencionada Jesucristo y la mitología, Bultmann comienza afirmando que «El reino de Dios está en el corazón de la predicación de Jesucristo». Teniendo en cuenta la predicación de Juan el Bautista y del mismo Jesús, concluimos que los judíos creían que el Reino de Dios estaría acompañado de señales. Sus creencias se basaron en pasajes muy importantes del Antiguo Testamento. Mientras Juan estaba en la cárcel, en el castillo de Maquero, y conociendo los dichos y hechos de Jesús de Nazaret, surgen dudas sobre su identidad como el Mesías largamente esperado por el pueblo judío, y envía a algunos de sus discípulos a preguntarle: “ ¿Eres tú quien debería venir o vamos a esperar a otro? En respuesta, Jesús les dijo: Vayan, díganle a Juan lo que están oyendo y viendo. Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan y el evangelio se predica a los pobres; y bienaventurado el que no se ofende en mí ”(Mt 11, 2-5). Es de suma importancia señalar que el Señor Jesucristo no cataloga como demonizados a los diversos pacientes que se han beneficiado de su acción terapéutica.

En el Evangelio de Lucas 4: 16-20, recopilamos una cita mesiánica de la mayor importancia. Así dice el texto bíblico: “Vino a Nazaret, donde se había criado; y el sábado entró en la sinagoga, según su costumbre, y se levantó a leer. Y recibió el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, encontró el lugar donde estaba escrito: El espíritu del Señor está sobre mí (según la traducción de la LXX), porque me ha ungido para llevar buenas nuevas a los pobres (VM-evangelizar a los pobres) . Me envió a sanar a los quebrantados de corazón (no está registrado en los manuscritos más antiguos); proclamar (gr-proclamar) libertad a los cautivos y vista a los ciegos (según LXX); para liberar a los oprimidos; para predicar el año placentero del Señor. Y enrollando el libro, se lo dio al ministro (gran asistente) y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura ante ustedes ”.

Es evidente que el Señor Jesús no ve al Diablo detrás de cada entidad mórbida. Conoce la etiología de cada enfermedad y las causas que constituyen la estructura discordante que da lugar a las diversas alteraciones sociopatológicas y psicopatológicas que perturban la homeostasis y el equilibrio de la salud física, social y mental del ser humano. A lo largo de la historia del cristianismo, han surgido diferentes interpretaciones de la Biblia, y especialmente del Nuevo Testamento. Así, encontramos una interpretación literalista (que presta más atención a la letra de la Escritura que al espíritu que la informa). Esta interpretación es válida hasta hoy y resultó en la fosilización doctrinal de las iglesias que la practican y en el empobrecimiento espiritual que caracteriza a sus miembros. Sus defensores se consideran a sí mismos con el monopolio de la verdad y se consideran «los de la sana doctrina». Se trata de todos aquellos que han olvidado una afirmación (exegética – hermenéutica) del apóstol Pablo: «la letra mata, pero el espíritu da vida» (2 Co 3, 6b).

También se ha dado una interpretación alegórica desde la época de los primeros padres de la Iglesia (Orígenes, de la escuela alejandrina, es considerado el padre de la misma). Esta interpretación tiene pocos seguidores en la actualidad y su categoría científico-teológica está muy alejada de los Padres de la Iglesia de los primeros siglos y los místicos del siglo XVI (P. Luis de León, Teresa de Jesús, Ser Juana Inés de la Cruz, entre otros. ). Esta interpretación es más que respetable y ha criticado las estructuras rígidas y anquilosantes de los poseedores del poder político-eclesiástico en diferentes momentos de la historia. Su metodología hermenéutica inspiró vidas llenas de gran amor por Dios y los hombres. Por otro lado, la interpretación filológica y lingüística ha sido una contribución importante al estudio científico de la Biblia, especialmente del Nuevo Testamento.

Finalmente, es fundamental para mí volver al comienzo de este escrito para recordar a uno de los más grandes exegetas del siglo XX: Rudolf Bultmann y su método de desmitificar las Escrituras, especialmente el Nuevo Testamento. El objetivo de este texto está relacionado con el método hermenéutico desmitificador de Bultmann, pero se basa en bases más científicas y más comprensibles para las generaciones actuales, a la luz del conocimiento científico que tenemos sobre las causas que generan los trastornos patológicos en el ser humano en general, y seres psicoemocionales y psicopatológicos en particular. Nuestro método consistirá en traducir lo mítico en científico, sin alterar el verdadero sentido del espíritu de la Escritura y su mensaje subyacente.