Saltar al contenido

La parábola de los dos hijos

Mateo 21: 28-32 21:28

¿pero qué piensas? Un varón tenía dos cachorros, y acercándose al anterior le dijo: Hijo, ve ahora a laborar en mi viñal. 21:29 Y él respondió y dijo: No quiero; sin embargo luego, tristemente arrepentido, si fue. 21:30 Y se acercó el otro y le habló, diciendo: y respondió dijo: Sí, señor, lo haré. Y no fue precisamente. 21:31 ¿Cuál de ambos hizo la autonomía de su productor? Dijeron: El primitivo. Jesucristo les dijo: De cierto os digo que los publicanos y las rameras van adelante de ustedes al reino de Creador. 21:32 Porque morapio a ti Juan en trayecto de ley, y no le creíste; no obstante los publicanos y las prostitutas le creyeron; y ustedes, cuando vieron esto, no se arrepienten más tarde para confiar en él.

REFLEXIÓN:

Juan el Bautista vino a preparar el camino del Señor, muchos que aparentemente seguían al Dios verdadero no entendían cuando se acercaba el reino de los cielos y por eso rechazaron la doctrina de las buenas nuevas de salvación, no creyeron en los pecadores por su judaísmo, pero mantuvieron una vida destacada ante la comunidad religiosa y política, lejos del Dios todopoderoso; Cree que Jesús nos llama a volver a la vida que le agrada, sus enseñanzas y mandamientos están en sus santas palabras.

El mundo cree que los cristianos son aquellos que, cubiertos de culpa, buscan refugio en la religión, pero Jesús da vida y paz en medio de todas las dificultades que tanto los ricos como los pobres enfrentan en este mundo, pero Jesús dice: Venid a mí todo eso. estás cansado y agobiado, y yo te haré descansar (Mateo 11:28).

Buen consejo: lea el capítulo 7 de Mateo.