LLUVIA

Posted on

LLUVIA

Palestina diferia de Egipto en que su vegetacion dependia de la lluvia, y no de la irrigacion regular. El clima de Siria y de Palestina se caracteriza por una division del año en estacion lluviosa y seca. Hacia el final de octubre empieza a darse a intervalos una lluvia frecuentemente tormentosa, durante uno o varios dias seguidos. La Biblia llama a esto lluvia temprana (Jer. 5:24). Su nombre heb. es «yõreh» («la torrencial»); inaugura el año agricola al esponjar el suelo endurecido y resquebrajado por la sequia del verano, y podia comenzar el labrado de la tierra, seguido de la sementera.
Hasta el final de noviembre, la media pluvial no es demasiado elevada, pero aumenta desde diciembre a febrero. Las lluvias tardias (heb. «malgõsh») son los fuertes chubascos de marzo a mediados de abril. Son particularmente apreciados, por cuanto caen antes de la siega y de la larga sequia de los meses de verano. La frecuente mencion de las lluvias tempranas y tardias no deberia dar la impresion de que solo las hay hacia el equinoccio de otoño y de primavera. El invierno mismo entra de lleno en la estacion lluviosa, como lo dice el poeta hebreo: «Porque he aqui ha pasado el invierno, se ha mudado, la lluvia se fue» (Cnt. 2:11). En Palestina caen alrededor de 700 mm. de agua anuales, en tanto que en la misma Francia la

media es de 600 a 650 mm. En mayo empezaba la sequia que persistia hasta octubre; no solo no llovia durante estos meses, sino que apenas si se veia una nube en el cielo, y una tormenta en esta epoca era considerada un prodigio (cfr. 1 S. 12:16- 18).
El labrador debia esperar con paciencia que Dios enviara la lluvia a su debido tiempo (Stg. 5:7). La lluvia es una gran bendicion de Dios (Sal. 65:10- 13; 68:10; Lv. 26:4; Dt. 28:12). En ocasiones es esperada con verdadera ansiedad, ya que su ausencia puede marcar un verdadero castigo (Am. 4:7; Dt. 28:24; 1 R. 8:35; 17:1; Is. 5:6; Ap. 11:6).
Al prometer la restauracion de Israel en la tierra de Canaan, el Señor promete que volvera a enviar las lluvias tempranas y las tardias como en el pasado (Jl. 2:23; cfr. Dt. 11:14; Ez. 34:26).
Con respecto al cataclismo del Diluvio y la lluvia que duro «cuarenta dias y cuarenta noches», se debe señalar que aquella magna inundacion universal se debio a una suma de causas, en las que se incluyen la lluvia citada («geshem») y «la rotura de las fuentes del gran abismo». (Vease DILUVIO.)