LUZ

Posted on

LUZ

(a) Ademas de las referencias a la luz fisica como existente con independencia del sol, y emanando despues del sol como gran lumbrera, este termino se usa en las Escrituras de una manera muy destacada en sentido moral. La luz de Dios es su palabra por la que se revela, y por la que no solo revela los peligros que existen en esta escena, sino que ademas actua como lampara para mostrar el verdadero camino (Sal. 119:105). El salmista pide a Jehova que alce sobre el la luz de su rostro (Sal. 4:6), y declaro que el mismo Jehova era su luz (Sal. 27:1). Asi como la luz natural da vigor y salud al cuerpo, asi la luz de Dios da gozo y fortaleza al alma.
«Dios es luz», y el Señor Jesus vino a la tierra como la luz verdadera que alumbra a todo hombre. No solo manifesto con su presencia todo el mal en el mundo y lo falso de las pretensiones de los conductores de Israel, sino que «la vida era la luz de los hombres» (Jn. 1:4; 8:12). Los cristianos son

«luz en el Señor» (Ef. 5:8), y son exhortados a caminar como «hijos de luz» (1 Ts. 5:5). En medio de las tinieblas tienen que resplandecer como luces en el mundo (Fil. 2:15). Sobre ellos descansa una grave responsabilidad, pues no deben empañar el brillo que deberia caracterizarles como teniendo en sus corazones la luz de la gloria del Señor. Si la luz en el cristiano se vuelve tinieblas al no caminar en la realidad del camino de Cristo, ¡cuan grandes son las tinieblas! (Mt. 6:23).
Se ha dicho que la luz describe muy apropiadamente a Dios. La luz, invisible ella misma, lo manifiesta todo. Los cristianos, como ya se ha señalado, son «luz en el Señor», y por ello manifiestan las infructiferas obras de la carne. En cambio, de ellos no se dice lo que se dice unicamente de Dios, que sean amor, porque el amor es la fuente soberana de la actividad en Dios. Dios es luz (1 Jn. 1:5) y Dios es amor (1 Jn. 4:8). El cristiano es luz en el Señor, y somos exhortados a amarnos unos a otros, como el nos ha amado (Jn. 15:12).
(b) Luz, como nombre geografico (vease BET- EL).
LLAMADA. Ver LLAMAMIENTO. LLAMAMIENTO
ver, ELECCIoN

Los terminos gr. «kaleõ», «klêsis», «klêtos» tienen varias aplicaciones en la Escritura.
(a) La posicion u ocupacion habitual de una persona, como esclavo o libre: el cristiano es llamado a continuar en su llamamiento si puede hacerlo con Dios (1 Co. 7:20-24).
(b) El «llamamiento» general o invitacion del evangelio, en contraposicion a aquellos que son
«escogidos» (Mt. 20:16; 22:14, vease ELECCIoN).
(c) El llamamiento a individuos por parte de Dios, cuando tambien les da la buena disposicion a la obediencia, como en el caso de Abraham cuando fue llamado a dejar su patria y parentela (He. 11:8).
(d) En un sentido absoluto, de la salvacion: «Y a los que predestino, a estos tambien llamo; y a los que llamo, a estos tambien justifico» (Ro. 8:30; 11:29). Los santos son santos por llamamiento; los apostoles fueron tales por llamamiento (Ro. 1:1, 7). El cristiano es llamado a usar diligencia para
«hacer firme vuestra vocacion y eleccion» (2 P. 1:10), no evidentemente en la mente de Dios, sino en la suya propia.

(e) Hay el «supremo» llamamiento y el llamamiento «santo» (Fil. 3:14; 2 Ti. 1:9; He. 3:1). El termino «vocacion» en Ef. 4:1 es la misma palabra, y esta en el contexto de una exhortacion a caminar de la manera que se corresponde con una posicion en la que ya se esta.