Escribe lo que andas buscando

 

Quién fue Juan el Bautista

Posted on

Nacido en 1 aC.
Murió en el 31 d.C.

También llamado el Bautista o Juan el Bautista; siglo I d.C. Predicador judío, santo en varias ramas del cristianismo y reverenciado como profeta (y Mesías en el mandeísmo) en el Islam y otras religiones. La tradición cristiana lo considera un precursor de Jesús.

El Evangelio según san Lucas comienza su relato con el nacimiento de Juan Bautista y las circunstancias milagrosas que lo precedieron. Estéril y muy anciana, Isabel vio realizado su deseo de descendencia cuando el ángel Gabriel anunció a su esposo Zacarías que Isabel le daría un hijo al que llamaría Juan.
Cuando la Virgen María se dirigió a su pariente después de la aparición, «el niño saltó de alegría en el vientre de Isabel». Isabel, iluminada por el Espíritu Santo, exclamó: «¿Y de dónde me vino esto a mí, que la madre de mi Señor vino a mí?» (Lucas 1:
1-). Todas estas circunstancias confirman el papel dado a San Juan Bautista como figura de Jesucristo y heraldo de su llegada. Este papel es reconocido por la enseñanza cristiana.

Ya en su juventud, las preocupaciones religiosas y espirituales de Juan lo llevaron a dirigir una secta judía asociada con los esenios. Con reglas muy estrictas, los esenios eran una de las muchas sectas y comunidades monásticas judías de la época (como los saduceos, fariseos y zelotes) que esperaban la llegada del Mesías. Entre los esenios había un grupo llamado los bautistas, que daban mucha importancia al ritual bautismal. Gracias a los Evangelios se conoce la historia del grupo encabezado por Juan Bautista, que vivió una vida ascética en el desierto de Judea rodeado de discípulos.

Hacia el año 28, Juan Bautista es reconocido públicamente como profeta; sus actividades se desarrollaron en el valle inferior del río Jordán, donde predicó las «buenas nuevas» y realizó bautismos en las aguas del río. En su sermón, que fue bien recibido por el pueblo, llamó al arrepentimiento basándose en las exigencias de los antiguos profetas bíblicos.

Juan bautizó a muchos judíos, a los que pretendía purificar y preparar para la inminente llegada del Mesías; El arrepentimiento que predica no debe ser meramente formal y externo, sino que debe implicar un cambio real de vida y acción. Poco después de que comenzara su ministerio, Juan de Nazaret bautizó a Jesús, a pesar de la renuencia del Bautista a hacerlo, diciendo: «¿Tienes que bautizarme y vienes a mí?» (Evangelio según san Mateo, 3,1).

En los Hechos de los Apóstoles, este bautismo con «agua» se distingue del bautismo de Jesús con el «Espíritu Santo» (Hch 1, 5).

El tono mesiánico del mensaje del Bautista perturbó la autoridad de Jerusalén, y Herodes Antipas, tetrarca de Galilea, encarceló a Juan, cuya inmoralidad condenaba. San Marcos en su Evangelio (6,1-29) habla de la muerte de San Juan Bautista: Salomé, hija de Herodías (esposa de Herodes Antipas), pide al tetrarca la cabeza del profeta, que se le ofrece. la oración de una madre. En un plato Los discípulos enterraron el cuerpo de Juan.