Escribe lo que andas buscando

 

Salvación Eterna

Posted on

El término salvación eterna, salvación celestial o salvación espiritual se refiere a la salvación del alma, mediante la cual el alma sería liberada de una amenaza eterna (castigo eterno o condenación eterna) que la aguarda después de la muerte. El cristianismo acepta la salvación como emancipación de la cadena del pecado y la maldición, lo que resulta en la vida eterna con El Todopoderoso en el interior de su reino. El sacrificio de Cristo lo hace llamado Salvador.

La salvación es uno de los conceptos espirituales más importantes del cristianismo, pegado con la deidad de Jesús y la explicación del reino de Cristo.

Tradicionalmente, entre los cristianos, la salvación es un objetivo primordial. Otros argumentan que el objetivo principal del cristianismo es cumplir la voluntad de Dios, aceptar su reino o que los dos conceptos son equivalentes.

La contemplación de la salvación se basa en la vida de un estado de no salvación, del cual el sujeto (o la humanidad) necesita ser redimido. Para la totalidad de los cristianos católicos y protestantes, este es el juicio de Creador sobre la humanidad debido a su culpa en el pecado heredado (gracias al plazo o «decadencia» de Adán) y otros fallos encargos hoy por cada individuo o grupo de individuos reconocidos en todos.

Las iglesias ortodoxas rechazan el concepto agustiniano del pecado original, un término que no existe ni en las Escrituras ni en los patristas griegos, y ven la salvación como una escala para el progreso espiritual y la lavada tanto de la naturaleza humana como general, que fue deteriorada en la decadencia.

Una mayoría cristiana que está de acuerdo en que la humanidad fue creada libre de pecado, situación que de alguna manera se vio perjudicada, con la necesaria necesidad de un Salvador para restablecer una relación adecuada con Dios. Ese Salvador fue (y es) Jesús de Nazaret.

En la teología cristiana, hay tres conceptos de la esperanza de salvación para aquellos que no han percibido el evangelio de Jesús. Uno es el exclusivismo. Esto dice que dado que hay un solo mediador entre el hombre y Dios, Jesucristo, si una persona no ha oído hablar de él, la maldición eterna es la única posibilidad para él (aunque la mayoría de sus seguidores hacen excepciones para los niños y los discapacitados). mental). Otro es el pluralismo, que explica que toda religión es un camino hacia Dios, pero se diferencia del universalismo en que no dice que todos los miembros de la iglesia de otras religiones serán salvos. El tercero es el inclusivismo. Esta doctrina explica que Jesús puede hacer referencia a todo interior humano a través del Espíritu Santo, y si una cualquiera rebate realmente, será salva.