Escribe lo que andas buscando

 

DIABLO

Posted on

DIABLO

Nombre griego que significa «adversario», al igual que su correspondiente heb. «Satan« o «Satanas». Asi es como se traduce este vocablo cuando se

alude a otros adversarios. Cp. Nm. 22:22; 1 R. 11:14, 23, 25.
Fue el diablo que al principio engaño a Eva, porque esta claro que el dragon, la serpiente antigua y Satanas son todos ellos el mismo espiritu malvado (Ap. 20:2).
El diablo, Satanas, fue el gran adversario del pueblo de Dios en los tiempos del AT (1 Cr. 21:1); fue quien tento al Señor Jesus, que le trato como Satanas; y es el tentador y adversario de los santos y de toda la humanidad en la actualidad.
Intenta neutralizar el efecto del evangelio; arrebata la buena semilla sembrada en el corazon (Mt. 13), y ciega las mentes de los incredulos para que la luz del evangelio de la gloria de Cristo no resplandezca en ellos. Sus esfuerzos son frustrados por Dios, o nadie seria salvo.
Ademas, para contrarrestar la obra de Dios, Satanas suscita herejes que se mezclen con los santos, para corromperlos con malas doctrinas, como se enseña en la metafora de la cizaña sembrada entre el trigo. Va alrededor como leon rugiente buscando a quien devorar (1 P. 5:8), pero los santos son exhortados a resistirle, y el se apartara de ellos (Stg. 4:7).
El poder de la muerte, que tenia el diablo, ha sido anulado por Cristo en Su muerte (He. 2:14).
Se advierte a los santos en contra de sus maquinaciones (2 Co. 2:11), porque se transforma en angel de luz, en maestro de moralidad (2 Co. 11:14).
Dios provee una completa armadura para Sus santos, a fin de que puedan resistirle a el y sus artimañas, dandoles la espada del Espiritu (la palabra de Dios), como arma de ataque (Ef. 6:11- 18)
El origen de Satanas no se afirma de una manera explicita, pero parece evidente (como creia la iglesia en su epoca mas temprana) que hay una referencia a el en Ez. 28:12-19, bajo el nombre de rey de Tiro, como «querubin protector de alas desplegadas»; todas las piedras preciosas y el oro eran tambien vestidura suya, resplandecientes de luz reflejada; tenia su lugar en Eden, el huerto de Dios, y estuvo en el santo monte de Dios. Era perfecto en todos sus caminos desde el dia en que fue creado, hasta que se hallo maldad en el. Esto dificilmente podria aplicarse al principe de Tiro (Ez. 28:1-10) como ser humano, pero las Escrituras lo atribuyen al rey de Tiro. Es muy indicativo el cambio que hay de principe (heb.:
«nagid», conductor) de Tiro (Ez. 28:2) a rey (heb.:
«melek», rey). Tiro, en su sabiduria y hermosura mundanas, es considerado moralmente como la

creacion del rey y dios de este mundo, y acabara su carrera en condenacion en el lago de fuego.
En la Epistola de Judas se da la accion del arcangel Miguel en relacion con Satanas como ejemplo de moderacion al hablar de las dignidades: el no se atrevio a proferir juicio de maldicion contra el diablo, sino que dijo: «El Señor te reprenda.» Esto implica que Satanas habia sido puesto en dignidad, la cual, aunque habia caido, tenia que ser todavia respetada, de la misma manera que la vida de Saul era sagrada a los ojos de David porque era el ungido de Dios, aunque habia caido. Que Satanas ha sido puesto en dignidad queda confirmado por el hecho de que Cristo, en la cruz, despojo a «los principados y a las potestades», no solamente a las «potestades» (Col. 2:15).
La expresion «el principe» de este mundo (Jn. 12:31) «el dios de este siglo» (2 Co. 4:4), y «el principe de la potestad del aire» (Ef. 2:2) se refieren evidentemente al diablo. Cuando el Señor fue tentado en el desierto, Satanas, despues de mostrarle «todos los reinos del mundo», le ofrecio darle todo el poder y la gloria de ellos, si le adoraba, añadiendo «pues a mi me ha sido entregado, y se lo doy a quien quiero» (Lc. 4:5, 6). En el libro de Job vemos que Satanas tiene acceso a Dios en los cielos (Jb. 1:6, etc.); el cristiano lucha con los poderes espirituales de maldad en los lugares celestes (Ef. 6:12); llegara el dia en que Miguel y sus angeles lucharan contra Satanas y sus angeles, y que estos seran expulsados del cielo (Ap. 12:7). Esto parece indicar que Satanas tiene un lugar en el cielo, tal como Dios se lo dio originalmente. Durante el milenio seria encerrado en el abismo, despues dejado suelto por un corto espacio de tiempo, y finalmente sera arrojado en el lago de fuego (Ap. 20:1-10), preparado para el diablo y sus angeles (Mt. 25:41).
Cuando Jesus nacio, Satanas intento destruirle (Mal. 2:16; Ap. 12:1-5). Al terminar la carrera terrena del Señor, Satanas fue el gran instigador de su muerte. Para conseguirlo, entro en Judas Iscariote, en tanto que en los otros casos, hasta alli donde nos ha sido revelado, la posesion la efectuaba un demonio, y no el mismo diablo. Cuando el Señor fue arrestado, dijo a los judios:
«esta es vuestra hora, y la potestad de las tinieblas» (Lc. 22:53). Pero Cristo fue el verdadero vencedor. Con Su muerte vencio al que tenia el imperio de la muerte, al diablo (He. 2:14); llevo cautiva la cautividad (Ef. 4:8).
Sin embargo, Satanas sigue obrando, y cuando sea arrojado a la tierra vendra a ser el espiritu de una trinidad de maldad. Dara su trono y autoridad a la

Bestia (Ap. 13:2). Sera tambien el caudillo de las naciones en la ultima batalla contra el campamento de los santos (Ap. 20:7-9).
Es un hecho notable que, a pesar de la maldad de Satanas, Dios lo usa en la disciplina de Sus santos, como en el caso de Job, pero solamente permite al diablo ir hasta donde el quiere (cp. Jb. 1:12).
Pablo uso su poder apostolico para entregar a algunos a Satanas para la destruccion de la carne (1 Co. 5:5; 1 Ti. 1:20).
El aguijon que el mismo Pablo tenia en la carne era un mensajero de Satanas que le abofeteaba, para que lo sublime de las revelaciones que habia recibido en el tercer cielo no le hicieran exaltarse desmedidamente (2 Co. 12:7).
Se debe recordar que Satanas es ya un enemigo moralmente vencido, porque ha sido ya denunciado (Col. 2:15); tambien que ningun cristiano puede ser tocado por el, excepto en lo que Dios el Padre permita y controle para la disciplina de Sus hijos y para bien de ellos.