Escribe lo que andas buscando

 

CONFESION

Posted on

CONFESION

Hay dos aplicaciones de esta palabra, una de las cuales es frecuentemente pasada por alto.
(a) La primera es la «confesion de pecado». Era ordenada por la ley, y si iba acompañada de sacrificio llevaba al perdon (Lv. 5:5; Nm. 5:7). Es hermoso ver como Esdras, Nehemias y Daniel confesaron los pecados del pueblo como si hubieran sido suyos propios (Esd. 9:1-15; 10:1; Neh. 1:6; 9:2, 3; Dn. 9:4-20).
Cuando Juan el Bautista estaba cumpliendo su mision, el pueblo «confesaba» sus pecados, y eran bautizados (Mt. 3:5, 6); del cristiano se dice: «si confesamos nuestros pecados, el es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad» (1 Jn. 1:9; cp. Sal. 32:5). Somos exhortados a confesarnos mutuamente nuestras ofensas (Stg. 5:16).
(b) La otra aplicacion del termino es la «confesion del Señor Jesus». Los gobernantes judios dispusieron que si alguien «confesaba» que Jesus era el Cristo, fuera expulsado de la sinagoga (Jn. 9:22). Por otra parte: «si confesares con tu boca que Jesus es el Señor, y creyeres en tu corazon que Dios le levanto de los muertos seras salvo…» se confiesa para salvacion. Aqui tenemos la profesion, como ciertamente se traduce la misma palabra, «homologeõ»: «Retengamos nuestra profesion», «Profesion de nuestra esperanza» (He. 5:14; 10:23).
Ante Poncio Pilato el Señor Jesus dio testimonio de la buena profesion: Confeso que era el rey de los judios.

A Timoteo se le recuerda que el ha profesado una buena confesion (1 Ti. 6:12, 13).
Toda lengua tendra que confesar que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre (Fil. 2:11).
Es una gran gracia para el creyente poder confesarle ahora de corazon.